Red Sismologica de Costa Rica
logo RSN

banner

Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button
Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button
El RSS te permite suscribirte a los sismos más recientes verificados por la RSN si eres usuario de Chrome asegúrate de bajar un lector de RSS antes suscribirte aquí


Fecha: 4 marzo de 1924

Hora: 4:07

Magnitud: 7,0 Ms. El terremoto fue seguido por varias replicas con magnitudes entre 5,0 y 6,4 Ms.

Profundidad: Menor de 40 km.

Localización: 22 km al suroeste de Orotina.

Intensidad Máxima (escala Mercalli Modificada): VII–IX grados en el área epicentral.

Origen: De acuerdo con diversos criterios como son una localización epicentral con estaciones sismológicas regionales, el área mesosísmica y una posible ruptura superficial, se sugiere que la fuente sismogénica de este terremoto fue la falla Tárcoles, aunque el sistema de falla Bijagual, también debió participar en el proceso de ruptura. 

Muertos y Heridos: No se reportaron.

Daños: Fueron reportadas innumerables pérdidas, alrededor de treinta millones de colones. 

Efectos Geológicos: El terremoto fue seguido por varias replicas con magnitudes Ms entre 5.0 y 6.4. Además, el evento principal disparó actividad sísmica en varias fallas corticales del interior del país y actividad volcánica en el Irazú y posiblemente en el Rincón de la Vieja. Además existen en el Diario de Costa Rica varios reportes de distintos lugares que sugieren que el terremoto provocó cambios en el movimiento de las aguas subterráneas. 

Efectos hidrogeológicos: Existen reportes que sugieren que el terremoto provocó cambios en el movimiento de las aguas subterráneas. En los alrededores del Cerro Turrubares, las aguas de los riachuelos disminuyeron o aumentaron hasta en un 25–30% de su caudal.

Otros efectos: El terremoto generó innumerables daños en la línea férrea, gran cantidad de deslizamientos, caída de rocas, agrietamientos del suelo y licuefacción.

Referencias

Montero, W., 1995: El terremoto de 1924 (Ms 7,0): ¿Un gran temblor interplaca relacionado al límite incipiente entre la placa Caribe y la microplaca de Panamá? –Revista Geológica de América Central, 22: 25-62.