Falla Barranca

    Localización

    Ubicada mar adentro dentro del golfo de Nicoya en la costa pacífica y luego se interna en el continente siguiendo un rumbo noreste paralelo al río Barranca, en las cercanías de la ciudad de Puntarenas (Montero, 1999).

    Longitud

    Según Montero et al. (1998) posee una extensión de 118 km, incluyendo tanto la parte en continente como en mar. Marshall & Fisher (2000) proponen sólo 18 km, mientras que Rojas et al. (2004) proponen 25 km de longitud; ambas longitudes son estimadas para la traza de la falla ubicada en continente.

    Tipo y Geometría

    Corresponde con una falla orientada N22°E en promedio, con su plano inclinado hacia el noroeste y un movimiento normal con una componente sinestral, sin embargo no existen mediciones de desplazamiento lateral, según Montero et al. (1998). Lo anterior concuerda con Marshall & Fisher (2000) y Barboza et al. (1995) quienes sugieren una componente normal con el bloque sureste levantado. Rojas et al. (2004) coincide con lo anterior pero especifican que debe existir un movimiento sinestral en esta falla. Además sugieren que el plano de la falla se inclina 75° hacia el noroeste y agregan que varía su rumbo de noreste a este-oeste al alcanzar los Montes del Aguacate.

    Expresión Geomorfológica

    Su principal expresión geomorfica es el valle lineal del río Barranca (Montero et al., 1998). Marshall & Fisher (2000) menciona desplazamientos verticales de hasta 30 m en depósitos cuaternarios (terrazas fluviales) a lo largo del río Barranca y además de levantamientos de 4 m en bancos marinos del Holoceno. Según Barboza et al. (1995) esta falla conforma el límite sureste de la cuenca de tracción de Nicoya. Estos autores presentan una sección sísmica mostrando el bloque sureste levantado y en el noroeste una falla normal principal con varias fallas menores asociadas que generan la depresión del piso de la cuenca.

    Historia

    No se conocen terremotos históricos destructivos asociados con esta falla. Montero (1999) identifica una secuencia sísmica registrada entre el 21 y 22 de junio de 1978, cuyo sismo principal presentó una magnitud coda (Mc) de 4,5. Esta secuencia exhibió eventos comprendidos entre los 10 a 15 km de profundidad, localizados cerca de la traza de la falla Barranca en el sector de los Montes del Aguacate donde varía su rumbo a este-oeste. Montero (1999) también menciona la presencia de temblores superficiales comprendidos entre 1996 y 1998, los cuales se ubicaron en las cercanías de Esparza, próximo a la traza de la falla Barranca. Según Montero (2001) en el estudio de réplicas para el terremoto de Cóbano del 30 de marzo de 1990 (Mw = 7,0), ocurrieron una serie de eventos orientados al noreste, que se extendieron desde la punta sureste de la península de Nicoya hasta la fosa Mesoamerican, los cuales podrían estar asociados con la falla Barranca.

    Potencial

    Montero (1999) menciona que la falla es neotectónica. También es considerada una falla activa con base en las observaciones de Marshall & Fisher (2000), quienes especifican una tasa de levantamiento de 1,3 mm/año. Por su parte, Rojas et al. (2004) basados en los índices de sismicidad de toda la zona sísmica a la que pertenece la Falla Barranca, estiman una tasa de movimiento de 4 mm/año y proponen que la falla Barranca es capaz de generar sismos de magnitud máxima de entre 6,5 a 7,0 (Mw), con un periodo de recurrencia de 740 años.

    Referencias

    BARBOZA, G., BARRIENTOS, J. & ASTORGA, A., 1995: Tectonic evolution and sequence stratigraphy of The Central Pacific Margin of Costa Rica.- Rev. Geol. Amér. Central, 18:43-63.

    MARSHALL, J. & FISHER, D., 2000: Central Costa Rica deformed belt: Kinematics of diffuse faulting across the western Panama block.- Tectonics, 19:468-492.

    MONTERO, W., 1999: El terremoto del 4 de marzo de 1924 (ms 7,0): ¿Un gran temblor intraplaca relacionado al límite incipiente entre la Placa Caribe y la Microplaca Panamá?.- Rev. Geol. Amér. Central, 22: 25 – 62.

    MONTERO, W., 2001: Neotectónica de la región central de Costa Rica: frontera oeste de la Microplaca de Panamá.- Rev. Geol. Amér. Central, 24:29-56.

    MONTERO, W., DENYER, P., BARQUERO, R., ALVARADO, G., COWAN, H., MACHETTE, M., HALLERM K & DART, RICHARD., 1998: Map an database of Quaternary faults and folds in Costa Rica and its offshore regions.- 63 págs. Reporte preliminar de USGS.

    ROJAS, W., MONTERO, W., SCHMIDT, V. & MOYA C., 2004: Estudio de amenaza sísmica de Costa Rica y respuesta del suelo para las 10 ciudades con mayor índice de población del país.- 137 págs, FUNDEVI, San José [Inf. Interno INS].